Los Suns tiene sangre mexicana entre sus integrantes

 

CIUDAD DE MEXICO, 11 de enero.-  Devin Booker está muy orgulloso de su pasado mexicano. Pero, comer unos tacos de chapulines —un platillo de la gastronomía mexicana— supera los límites para el estelar escolta de los Suns de Phoenix.

“No, no los probé”, dijo Booker, a quien le ofrecieron el platillo el martes por la noche luego de su arribo a la capital del país. “Pero creo que lo tendré que hacer antes de irme”.
Las raíces mexicanas abundan en los Suns porque tanto Booker como el entrenador del equipo, Earl Watson, tienen origen mexicano, por lo que el partido del jueves por la noche ante los Mavericks de Dallas, que se disputará en la capital del país, tiene un significado más grande para los dos.
Booker, de 20 años de edad, es el hijo del ex NBA Melvin Booker y de Verónica Gutiérrez, una mujer hija de padres mexicanos que crió al jugador de los Suns mientras su padre disputaba una carrera de más de una década en Europa, donde militó en las ligas de Italia y Rusia, entre otras.
“Le debo todo a ella, al crecer me crió a mí, a mi hermano y hermana y nunca la vi fruncir una ceja, siempre estaba positiva”, dijo Booker, quien promedia 19.2 puntos en su segunda temporada en la liga. “Realmente se preocupaba por mí y nunca le importó el lado del básquetbol, lo que le importaba era que yo fuera feliz. El tener el apoyo así de tu madre es algo increíble”.
Watson, en su primera temporada como entrenador en la NBA luego de una carrera de 12 años en la liga, también es hijo de padre afro-estadounidense y madre de origen mexicano. Estrella, su madre, estará presente en el partido en el que será su la primera vez que visita la capital.
“En lo personal es algo muy grande para mí, mis padres son de Guadalajara y para mi madre es su primera visita a la Ciudad de México y me estará apoyando. Todo lo que mis abuelos hicieron al ir a Estados Unidos, el llegar como ilegales aunque luego ganaron la ciudadanía, lo hace algo muy grande para mi familia”, dijo Watson a la AP.
Gracias a sus antepasados, Watson fue considerado para representar a México cuando jugaba para la NBA y a su retiro se barajó su nombre como candidato para dirigir a la selección. Nada se materializó, pero el entrenador espera algún día poder retribuir algo al país.
“Quiero ser parte de México, siempre trato de representar a México y a los méxico-estadounidenses”, agregó Watson. “Si yo puedo inspirar y volver a México a darle algo a los niños lo haré con gusto”.
México necesita toda la inspiración posible en el básquetbol. Por primera vez desde la temporada 1999-00, no hay jugadores aztecas en la NBA. EL base Jorge Gutiérrez fue el último y fue dado de baja por los Nets de Brooklyn poco antes del arranque de la campaña actual.
Gutiérrez fue el cuarto mexicano en la historia en jugar en la NBA. Horacio Llamas fue el primero en la temporada 1996-97, seguido de Eduardo Nájera y Gustavo Ayón.
“Es triste porque queremos apoyar a los mexicanos, apoyamos a los Bucks cuando Jorge (Gutiérrez) estaba ahí y también seguíamos por Twitter y apoyamos a Nueva Orleáns cuando llegó Gustavo”, dijo Llamas, quien jugó un par de campañas con los Suns. “No sólo queremos a un mexicano en la NBA, queremos a varios y esperemos que se pueda dar pronto”.
Entre juegos de pretemporada y temporada regular, México ha recibido 22 choques, lo máximo para cualquier país fuera de Estados Unidos y Canadá. Los Suns jugarán ante los Mavericks el jueves y el sábado reciben a San Antonio, la primera vez que México monta dos partidos en la misma temporada. En total, será el cuarto partido de temporada regular en suelo azteca.
Sólo Japón y Gran Bretaña han recibido dos partidos en la misma temporada.
Aunque el básquetbol no es tan popular como el fútbol y la NFL, México posee más canchas de básquetbol que de fútbol y el gobierno ha lanzado programas en los últimos años para tratar de darle un impulso al deporte.
Mientras eso pasa, los aficionados locales tendrán que conformarse con darle apoyo a jugador como Booker, a entrenadores como Watson o incluso a asistentes como Kaleb Canales, de los Mavericks de Dallas.
“Para mí y mi familia es un sueño hecho realidad el poder volver y ser parte de los Mavericks de Dallas como asistente”, dijo Canales, quien dirigió brevemente a los Blazers de Portland y ahora es parte del cuerpo técnico del entrenador Rick Carlisle con Dallas. “Cuando tuve la oportunidad de dirigir fue un honor y un privilegio, yo creo que la NBA está haciendo un gran trabajo con sus programas para desarrollar el básquetbol a nivel global, incluyendo a México, así que es sólo cuestión de tiempo para tener jugadores y entrenadores en la NBA”.